Amigdalitis lingual

Por: Dr. Jaime Joaquín Simental Ortega
Las amígdalas linguales pueden presentar las mismas infecciones que las amígdalas palatinas o anginas. Se encuentran en la base de la lengua, es decir, en la parte más posterior de ella, están situadas entre las anginas, y forman junto con las adenoides y las bandas faríngeas laterales el Anillo linfático de Waldeyer. Este anillo linfático se encarga de procesar todas las sustancias extrañas del medio ambiente que respiramos y comemos para producir anticuerpos y células que eliminan esas sustancias o microbios.

Dentro de las enfermedades que pueden afectar a la amígdala lingual se encuentran infecciones agudas y crónicas, granulomas, tumores y otras. Esta inflamación de la amígdala lingual se puede confundir con quistes, tumores, quiste tirogloso y glándula tiroides lingual.

Los síntomas que pueden producir son muy vagos e incluyen irritación local mínima, malestar al deglutir o tragar, sensación de “bulto” en la garganta, tos y voz ronca.

El tratamiento depende de la causa de la inflamación. Normalmente se inicia con antibióticos, antinflamatorios, analgésicos y otros. Sin embargo , la importancia de este padecimiento radica en la posibilidad de un tumor maligno. Si la amígdala lingual no disminuye su tamaño después del tratamiento adecuado , es imprescindible realizar una biopsia ( extraer parte o toda la lesión) y enviarla al patólogo para ser analizada bajo microscopio.

Si usted tiene este problema convendría hacerse revisar por su otorrinolaringólogo a la brevedad posible. 
 

 

Otras Publicaciones

468 ad